+56 2 22201390

Fundación Carvallo

¿Quiénes Somos?

La fundación fue creada en junio de 1988, por Javier Carvallo Pardo, papá de María Ignacia, una niña de 6 años con autismo quien requería atención terapéutica especializada e integración educativa , la cual en esos años no era posible de obtener en el país, ya que tanto los colegios como jardines infantiles no admitían niños con estas características, quedando por tanto excluidos del sistema de educación regular y muchas veces también de la educación especial. Tampoco existían en ese entonces, especialistas ni centros de atención terapéutica formados para apoyar a estos niños y niñas, y a sus familias en este ámbito. Este gran desconocimiento sobre el tema del Autismo, la falta de especialistas y tratamientos adecuados y la imposibilidad de integrar a los niños en jardines y colegios regulares o especiales, llevó a Javier Carvallo a formar esta Fundación como una alternativa educacional y de tratamiento para niños y niñas con Autismo y TEA.

Comenzamos con un grupo pequeño de 6 niños con un plan de tratamiento personalizado orientado al logro del desarrollo de todas las áreas del aprendizaje. Hoy mantenemos este trabajo personalizado con 10 niños en forma permanente en el centro, que están atendidos por educadoras y técnicos especializados en esta área de trabajo. También la Fundación ha extendido sus atenciones a niños y niñas de Santiago y de provincia mediante evaluaciones y tratamientos ambulatorios que son realizados por la fonoaudióloga y por la psicóloga.

¿Cómo Trabajamos?

Hoy en día atendemos en dos modalidades: de forma permanente y ambulatoria.

Los niños que asisten en forma permanente tienen un horario de trabajo diario entre las 9:00 y las 15:30 hrs. Con ellos se realiza un programa de trabajo terapéutico que se orienta al desarrollo de todas las áreas de aprendizaje del niño mediante diversas actividades y metodologías. De acuerdo a la evaluación individual de cada niño que asiste, las especialistas desarrollan un programa que integra funcionalmente todas las áreas que requieren estimulación y que están descendidas para la edad.

La atención ambulatoria se realiza dos mañanas a la semana en las cuales se hacen evaluaciones, diagnósticos, orientación y programas terapéuticos para familias y centros educativos que asisten los niños que consultan.

Nuestro trabajo se enmarca en una metodología afectivo-ambiental-funcional, que incorpora también a los padres y familias, quienes complementan el trabajo terapéutico a través de actividades de la vida diaria que se realizan en función de estimular los aprendizajes de su hijo(a).

Con el objetivo de lograr una atención integral y mantener una línea de trabajo consistente, mantenemos contacto directo con los médicos que atienden a los niños, en algunos casos con los cuidadores que tienen en casa, con los docentes de actividades complementarias (si las tienen) u otras personas encargadas.

Aquellos niños que después de un período con nosotros han adquirido las destrezas y habilidades necesarias, son integrados a escuelas especiales, jardines infantiles o colegios regulares, recibiendo la asesoría pertinente de nuestra institución. La Fundación también está permanentemente actualizándose en el tema del Autismo y TEA, participando en investigaciones y capacitaciones para desarrollar nuevas estrategias de intervención y de abordaje terapéutico.

Apoyo a la Familia

Uno de los objetivos terapéuticos del centro es el trabajo con los padres y la familia de los niños que atendemos, por lo cual se apoya a los padres a través de entrevistas individuales acogiendo sus dudas y dándoles estrategias de manejo para el hogar y de estimulación a través de actividades cotidianas que realizan con sus hijos (as).

También realizamos talleres grupales en los que participan no solo los padres sino que también se invita a hermanos, abuelos, tíos, y a todos los que están presentes en la vida de los niños. El objetivo es brindar las herramientas necesarias para comprender y apoyar en el diario vivir a los niños para que logren una mejor adaptación a las diferentes actividades de su vida social y familiar.